Viarte

Alonso Rios homenajeado de Viarte 2016

VIARTE 2016 le rinde homenaje al maestro Alonso Ríos Vanegas, por dedicar toda una vida en el arte; como pintor, escultor y escritor.

Comienza a los 6 años la elaboración de figuras con arcilla en el barrio la Milagrosa, Medellín.

Cursando la primaria en la Escuela Boyacá, empieza a dibujar los héroes de la patria e ilustrar en el tablero los viajes de Cristóbal Colón; además colaboraba con dibujo al profesor para la programación que ejecutaba durante todo el año; eran los finales de los años 40s y comienzo de los 50s; desde esa época no ha detenido su labor continua en la expresión artística en el área de las artes plásticas, y 16 años en la escritura con la cual ya se han editado algunos de sus libros.

Alonso es un inquieto con el tiempo; expresa él con sus propias palabras “Una vida dedicada completamente al arte, yo diría que las 24 horas del día; porque aun cuando estoy cansado y me acuesto a dormir sueño con algunas ideas que interpreto después”…eso es Alonso Ríos un artista consumado; y dice “no se hacer nada diferente que tenga que ver con el arte; todo es alrededor de la expresión artística”.

Su vínculo con el maestro Rodrigo Arenas Betancourt inicia en el año 1965, desde ese momento lo nombra jefe de taller; y “su mano derecha”, juntos elaboran esculturas monumentales como: El Pantano de Vargas, El hombre creador de energía, El cristo cayendo y La flautista; obras ubicadas en la Universidad de Antioquia. Juntos crearon más esculturas en otros lugares del país siempre con la dirección del maestro Arenas Betancourt; es el instante que decide hacer su propia carrera; y toma independencia realizando su propio trabajo; fueron 10 años de hacer las obras más grandes de Colombia.

Su mayor alegría en el arte es “poder expresar con total libertad todo lo que pienso; y tener la capacidad creativa que Dios me dio, para poder llevar con mi obra un mensaje a otras personas; y hagan parte de diferentes espacios públicos y privados”.

Alonso Ríos es un artista muy disciplinado, “quiero seguir trabajando hasta que Dios me permita vivir… muchos años, para hacer en mi tiempo de vida, más obras”, lo expresa serenamente

Su próximo proyecto “surge cuando toco y siento el material…ahí comienza la obra; o cuando me siento frente al computador; y coloco la primera letra, en ese instante empieza la creación y resulta algo que valga la pena”; lo dice Alonso.

 Su legado a la historia es “poder tener en mi finca un museo de toda la obra; y un taller para enseñarle a las nuevas generaciones, lo que puedan lograr como artistas del dibujo, la pintura y la narrativa”…

“Un museo no solo para exponer; sino también, para que las juventudes aprendan y sueñen lo que desean lograr”

“Busco el apoyo de entidades que entiendan el valor de la obra que realizo”.

Mensaje a nuevas generaciones es “que no se dejen seducir por cosas de poco valor; el problema no es el dinero, es el conocimiento, ahí está la verdadera riqueza…no dejarnos embelesar por cosas de poca importancia”.

 

 

 

 

Por: MAXIAZ